El buen gusto, el confort y otros cuentos.

por Nacho Merlo

Podría solo escribir que, por cuestiones lógicas, el buen gusto hace refernecia a las cosas que se distinguen por su calidad, color, tamaño, sonido, gusto (justamente), pero todo esto sería simplemente limitar un frase tan popular como “El buen gusto”, en un par depocas palabras. A tal efecto, me tomé el atrevimiento de desglosar por completo (hasta donde pueda) qué es y cémo se aprecia el concepto “Buen gusto”.
Desde siempre, la raza humana y sobre todo en las ultimas décadas del siglo pasado y, con más auge y furor en este siglo, el buen gusto ha servido a diferenciarnos unos a otros (como tantas cosas mas) por la simple razón de un acto o decisión tomada sobre tal o cual cosa, a veces material, otras intangible pero, sin dudas, cosas que todos calificamos de distinta manera, o al menos así lo hacemos en un principio. Al respecto, cabe señalarque muchas cosas que hemos adoptado como gestos de “Buen gusto” han sido de caracter egoista y pobre. Egoista por el hecho de que nuestro “buen gusto” solo debía rendirle cuentas a nosotros. Pobre, ya que muchas veces, paradójicamente, esa elección no dependía de lo que nosotros sentíamos y carecía de contenido y fundamento propio, por que solo era seguir un “Buen gusto” existente.
Pasa generalmente que, al ver algo que nos llama la atención poderosamente y, por sobre todas las cosas, si “eso”, no está al alcanece de nuestros bolsillos, veremos un sentimiento ambiguo. Por un lado, la impotencia mezclada con envidia, ejemplificada perfectamente en el “Por que yo no y él si”. Por otra parte, podemos decirnos “Si algún día tuviese uno de esos sería el hombre mas importante del mundo” dando lugar, entre otras cosas, a que todo el mundo se pueda preguntar “Por que yo no y él si”.Quizas todo esto va muy ligado al modelo de consumo al cual adhiere nuestra forma de ser. La gente dejó, hace tiempo, de ser un cúmulo de emociones y sentimiento, para, pasar a ser emociones, sentimientos y un sin fin de objetos y marcas, claro. Ese sentimiento de tener lo que no tiene el otro nos llena por un tiempo y nos permite disfrutar (¿?) de tener lo que el otro no tiene. Analizando un poco todo esto podría decir que todo vertiginosamente ha cambiado de plano y, ¡que pobres que son los ricos!, que, fijensé como serán de pobres que, para ser ricos necesitan de los que no lo son pero, no solo eso, necesitan un mundo de gente que no tenga el mínimo gesto de lujo ó confort, para poder ser puestos “allá arriba”, para que la gente los vea pasar y los admire pero, no todo es tan simple.Muchos son los casos en que, el del auto de última moda, o el objeto que fuere a llenar su ego en ese momento, es un ser tan infeliz y triste que, en el fondo, tiene mucha mas pobreza que cualquiera de los que no conforman su grupo de elite. Tiene la fortuna de poder comprar la casa que fuere, pero, no tienen idea de como “comprar” un hogar.
Estas son sutiles diferencias que nuestra sociedad atraviesa por culpa de si misma. Sin dudas, hay muchísimas mas, solo es cuestión de abrir los ojos tan grandes podamos para no chocarnos con nada y caminar hacia adelante, pero, teniendo siempre presente, que nos enseñaron a caminar cuando estábamos alla atrás.

JIM

Anuncios