La soledad

por Nacho Merlo

No hay peor manera de sentirse solo que estando solo, dicen. Yo, particularmente pienso que, no debe haber peor soledad que la que siente uno cuando, estando acompañado incluso, se siente sin compañía alguna. El miedo a la soledad, sin dudas, es el miedo que mas me duró y me dura. Cuando me siento a pensar sobre el “¿a dónde vamos?” (Ya que el “¿de dónde venimos?” mucho no lo cuestiono) sinceramente entro en un estado de desesperación emocional en el que no puedo acotar el sentimiento. Sin dudas, no me gusta cuando las cosas me desbordan o me exceden. Me siento mal cuando por “hache o por be” no tengo modos ni fundamentos de refutar o responder algo, lo que fuere. Me he planteado en muchas de las noches de mi vida, para que estar si de repente, moriremos y todo lo que hicimos será borrado de un plumazo y solo generaríamos dolor a la gente que se nos cruzó en la vida y amamos e hicimos que nos amen. A tal efecto, debo decir que llegue a la ¿conclusión? de que, no importa cuanto estés, importa cómo, no importa ser quién, sino para quién. Aprendí que en la vida es mas importante la compañia del otro que la angustia del camino solitario. Mi propuesta es, por que no transmitir la idea de vivir, ya que, algun dia nos vamos a morir, para que vamos a andar matándonos los unos a los otros, si algún día nos llega… Es increible, lamentablemente, hay (mucha) gente que disfruta con el dolor o la muerte e incluso, lo que es peor, con el mal pasar en la vida de una persona sea quien fuere. Sinceramente, puedo aseverar que es esa la clase de personas, en algún punto de su vida, extenderán sus brazos y solo abrazarán el aire.

JIM

Anuncios