Prestame tus ojos

por Nacho Merlo

Que fàcil se ve todo en tu lugar…¿sabías? Creo que no pude decirtelo…pero, claro, ahora entiendo…yo no te falle. Tampoco vos a mi. Quizás me defraudó la relación…pero…que claro se ve con tus ojos. Es dificil, desde acá, desde mi, darse cuenta el por qué de las cosas…pero supongo -estoy seguro- que tu convicción por no querer quererme tuvo y tiene sus fundamentos. Así y todo, quiero que tengas presente que, que vos no me quieras, apareja dos cosas:

La primera de ellas, es que lo único que lograste, fue que cada día te ame menos…a fuerza de golpes…La otra cosa que me genera, es que, estoy completamente convencido, de que no me haces falta para ser feliz, no hoy. Fui feliz a tu lado, fui feliz con vos. Disfruté acompañar tus pasos todo este tiempo. Quizás más que vos. No se. Estoy seguro de haber sido fiel a lo más importante: Mis sentimientos. Creo que vos fuiste fiel a los tuyos le pese a quien le pese (sobre todo a mi) No te guardo rencores…te deseo suerte. Eso si, sabelo, me cambiaste la vida cuando dijiste amarme…me marcaste para siempre cuando me dijiste que ya no. Los cambios no son más que un hilo de esperanza, renovación y aire fresco. Hoy, tiempo después de ello -no tanto- puedo decirte que terminaste haciendome un gran favor. Quizás nunca me hubiese dado cuenta que esta viviendo para vos…y me había olvidado que existe una persona que me necesita más que vos y, hoy por hoy -incluso- me quiere más que nadie. Esa persona soy yo.

Te agradezco por enseñarme a amar…te agradezco por enseñarme que debo hacer y que no debo hacer en el futuro. Yo me limité a amarte, lo cual no es poco. Quizás te limitaste a esperar más de mi. Yo soy lo que ves…lo que conoces…sigo siendo la misma persona pese a tu ausencia. Pero de otra forma. Gracias, por ubicarme, de golpe y sin esperarlo, en el mejor lugar de la vida en el momento que más lo necesitaba.

Agradezco tus abrazos, extraño tu voz, pero, sabelo, más extrañaba mi voluntad por mi.

Anuncios