La envidia

por Nacho Merlo

¿Quién, alguna vez y por lo que fuere, no sintió envidia?
Creo que es muy poca la gente que carece de este sentimiento. Yo soy uno de ellos.
Siempre desde chico, en mi casa me enseñaron muchas cosas; muchas las aprendí copiando ejemplos. Muchas otras, en cambio, las aprendí no copiando ejemplos.
La envidia, es uno de los sentimientos que más rechazo me genera. No hay peor cara que la que nos muestra una persona envidiosa mientras le comentamos algún logro nuestro, el que fuere. Soy partidario de que no existe la envidia sana. La envidia es envidia y punto.
Claro que uno puede envidiar desde distintas posturas. Esta la persona que va a desearte que te pase lo peor, por el simple hecho de tener algo (lo que fuere) que él no. Están los que esbozarán una sonrisa falsa de alegría. Están quienes restaran valor a tus logros. Pero, para que todos “ellos” estén, es necesario que estés vos ¿no? Yo estoy convencido que si.

Recuerdo que, cuando era más chico, “perdí” a uno de mis mejores amigos. El vivía criticando todo de todos, menosprenciando a todos por todo. Un día noté que esa relación de amistad no me daba ningún fruto. Nunca más hablé con él.
Creo que en este tiempo que llamamos vida, debemos aprender, cada día, a diferenciar quiénes y porqué se merecen conocer nuestros logros. Es cierto que uno muchas veces confía de más. Y muchas veces, justamente por ello, termina defraudándose.
Quizás con todo esto no llegue a ningún punto, pero, seguramente, no voy a caer dos veces en la misma situación, no con la misma gente.
Por tanto, propongo compartir nuestros logros, principalmente con uno mismo, con los allegados y que la gente se de el lujo de gastar dos minutos de su vida en envidiarme, no hará que me detenga en mi paso por la vida.


Tanto aprendí de mirarme que noté que mis ojos reflejaban sentimientos distintos. Tanto dolí por llorar, que ya no espero llorar por dolor. Tanto sentí tu mirada pesada sobre mi triunfo que decidí no compartirlo más. Tanto es lo que siento que tengo cuando sonríes, que no quiero que dejes de mirarme así

JIM

Anuncios