El silencio… ¿es salud?

por Nacho Merlo

Recuerdo desde que tengo memoria, el dolor del silencio. Muchas veces se creyó –y de hecho se sigue creyendo– que “El silencio es salud”. Desmembrando esta frase y –como es mi estilo, también– me veo en la obligación de escribir que, para mi, el silencio, no siempre es sinónimo de salud. Yo he visto en mi vida, la violencia, manifestada de diferentes formas. Creo que la que lastima más profundo, es la expresión silenciosa de la violencia. ¿Suena complejo? Lo es, quizás. Es extremadamente triste, buscar una respuesta y encontrar –en lugar de una respuesta errónea, o una evasiva– silencio. Esa negación a hablar. Desde chico, me gustó que se me escuche. Es lógico que hoy mantenga esa postura. Pero, sea en una discusión o en la charla más amena, me gusta que la relación “emisor-receptor”, se retroalimente constantemente.
Duele mucho el silencio. Sobre todo cuando esperás respuesta.

“Harto de buscar respuestas en tus palabras, me propuse interpretar tus silencios. Sigo sin entenderte, sabé que me siguen doliendo”

JIM

Anuncios