Crecer

por Nacho Merlo

Miraste al frente y volviste a agachar la cabeza. Quizás no quieras llegar allí. No como lo ves hoy. Sentís que el mundo te hizo parte, porque si, arbitrariamente. De a poco, y quizás contra tu voluntad, vas avanzando. Tibiamente. Volvés la cabeza atras y notás que no puedes retroceder. Tiempo. Tic…tac. Vida.
De esto somos parte y por tal, participes. No podemos negarnos a crecer. No hay opción. Da miedo. Mucho. ¿Por qué será?
A veces siento no estar preparado para crecer. Otras, simplemente, disfruto de tener 25 años y reir al hacer lo mismo que cuando era un nene. El paso del tiempo te trae canas e incertidumbres en igual proporción.

“Siempre en la misma dirección, esa que marca el sentido común, dejaré mis huellas. Estimo llegaré a destino. No se ni cuando ni como. Se que el camino es el que quiero. Solo que hay que aprender a convivir con asperezas.”

JIM

Anuncios