De a ratos

por Nacho Merlo

Has decidido no intentarlo. No esta vez. ¡No!. Relees las reglas de juego y observas que, pese a que no parezca, este es tu turno de jugar. Dudas, muchas dudas, pero, pese a todo, te animás a seguir jugando. Miras sus ojos y no encontrás el reflejo de los tuyos. El tiempo se volvió tiempo, como dijiste alguna vez, hace no mucho. Las cicatrices siempre dejan marcas, pero el dolor no es eterno.

“Quizás esta vez, ese poker de ases que buscas para seguir en la mesa, se esté acomodando en el cubilete. Existe el día en que te toca ganar. Sin saber por qué, creo que ese día pasó, y me di cuenta hoy, de a ratos”

JIM

Anuncios