Distendido

por Nacho Merlo

En ciertas oportunidades, el precio de una sonrisa a destiempo es demasiado caro. Y yo no elegí pagar de más.

Es por eso que mi leit motiv se resume sonreír, tantas veces como sea necesario, tan fuerte como sea posible y de forma tan contagiosa como fuere permitido.

En este momento, voy a dedicar mi tiempo a regalar mis sonrisas y disfrutar de las del resto en el momento de mayor reflexión de mis días: Mis vacaciones.

Les dejo un saludo enorme a todos y cada uno de ustedes que, desde distintos rincones del planeta, han hecho que escribir en un pequeño cuadernito, haya pasado de afición a hobbie y, quien sabe, pronto pase a ser mi destino.

Saludos,

JIM

Anuncios