Fantasy

por Nacho Merlo

No es la primera –ni será la última– vez que me siento a escribir sin pensar en qué escribir. Muy a menudo surge un texto que dan ganas de releer escribiendo de este modo. Símplemente escupiendo -en un sentido que guarda más de literal que metafórico– un sin fin de palabras que, encadendas entre sí, tal vez, concluyan a un puerto que me resulte ameno. O, con suerte, discreto e interesante.

Yo nunca fui a New York, no sé lo que es París, canta seguido Charly en mis oídos. Es la música mi musa inspiradora. El motor de mis sentidos. El por qué de cada reflejo. La compañía de mi soledad. Que, por cierto, no es tan solitaria. Citaba a Charly, ya que esa frase siempre me dió ganas de seguirla con un …pero, así y todo, soy feliz. El tuvo otras ideas. Pero yo siempre la completo de esa forma:

Yo nunca fui a New York, no sé lo que es París, pero, así y todo, soy feliz.

Hablo de esto, entonces, porque la frialdad y frivolidad que cirucla por las venas de la gente que rodea mis tiempos guarda relación directa. Aunque no parezca cierto, en la misma tierra que nacieron mis abuelos el pasado siglo, sigue habiendo gente que piensa de esa forma.

Sos lo que tenés. Tendrás lo que sos. Y yo, como siempre, soy quien levanta la mano para protestar, como en clases, diciendo, con voz firme y estridente: “Perdón, pero no!”. Y ese perdón, pero no, parece ser un lujo en estos tiempos.

Es mucha la gente que hace para ser vista, dice sentir sólo para ser contemplada. Y el problema no sería tal, si no se entrecruzaren sentimientos sensatos con corazones gélidos. Y lamentáblemente, estoy harto de la gente egoísta, miserable y malintencionada que habita la misma tierra que yo.

No por éllo, claro, voy a sentirme un paria, no…pero no comparto mi vida con quien no entiende de qué trata compartir. Dedico mi vida a quien lo merece y sin escatimar. A la hora de un te quiero, me brindo. Y a la hora de entonar un la puta que te parió, me esmero.

Porque de eso se trata todo esto. Quien no sabe decir basta, no sabrá pedir ayuda.

Alguna vez hace algúnos muchos días, me han preguntado si era feliz. Ante mi , rotundo, quizás enfatisado por demás, me cuestionaron cómo. Y la respuesta, claro, no es sencilla, pero, estimo, todo guarda relación con las elecciones personales, con aceptar las limitaciones y saber escuchar voces sabias.

Y algún día me hicieron escuchar Fantasy. Y ayer volvió a ocurrir.

Charly García . Fantasy

Siempre que salgo tengo al lado un monitor
Y no se quién está aquí.
Alguien me llama por el maldito amor
Y no sé quién está aquí.
No conozco a nadie
Y todos saben de mí
Pero es así
Porque siempre estoy en fantasy.
Cuando estoy sólo ya no se por quien vivir
Porque nunca estás aquí.
Ya mis pies congelados llegan hasta mí
Porque nunca estás aquí
No sabes de nada
Y todos hablan de ti
Pero es así
Porque siempre estás en fantasy.
Fantasy es un lugar
Del que nadie puede regresar
Del que nadie puede regresar.
Fantasy es ilusión
Porque nunca hay nadie alrededor
Porque nunca hay nadie alrededor.
No conozco a nadie
Quisiera verte a ti
Pero es así
Porque siempre estás.
Fantasy es un lugar
Del que nadie puede regresar
Del que nadie puede regresar.
Fantasy es ilusión
Porque nunca hay nadie alrededor
Porque nunca hay nadie alrededor.
No conozco a nadie
Quisiera verte a ti
Pero es así
Porque siempre estás.

 

Porque siempre estoy fantasy

porque siempre estoy…fantasy

 

Anuncios