Las flores del cemento

por Nacho Merlo

La ciudad, por donde uno la mire, se ha convertido en un sinfín de cemento. Gris. Sin embargo, tal vez por optimista, tal vez por observador, encuentro flores en cada porción de revoque. Las flores han sido siempre un mensaje ambiguo:  amor, por un lado; velo, por otro.

Si uno se detiene a mirar las paredes de la ciudad, de cualquier ciudad, encontrará promesas de eterna pasión y recuerdos en formas de placas doradas, de gente que ya no es, pero que supo ser; amor por un lado, luto por otro.

JIM

Anuncios