Nuestro Espejo

Un pequeño reflejo de todo lo que vivo

Categoría: Pensando en voz alta

Despertarme a tu lado; ser parte de tu ser. Elegir a cada instante elegirte; ansiar cada beso, cada caricia; cada gesto. Sonreír al mirarte mirándome…

En algún momento quise tenerte en mis brazos; y en muchos otros, han sido éllos, mis brazos, quienes han notado un abrazo vacío por tu distancia, por tu tan profunda nada. ¿Cuántos pasos podremos dar en falso, mis risas y mis llantos, mis sueños y tu encanto? ¿Cuán lejos está la más lejana de tus sonrisas? ¿A cuánta luz me encuentro de tu mirada?

Dormirme a tu lado; intentar ser parte de tu ser. Intentar elegirte a cada amanecer; pensar en tus besos, caricias y gestos. Sonreír al recordar tu mirada posada en mis ojos.

Anuncios

Absolutismo

¿Cómo es que todo ha cambiado tanto? ¿Cómo tan pronto y por responsabilidad o culpa de quién? ¿Cual es el punto en el cual el viento ha comenzado a soplar distinto? ¿Cuándo dejamos de ser seres que se desarrollan socialmente para, símplemente, coexistir?

Todo se ha vuelto tan veritiginósamente cambiante en los últimos años que es normal sentirse ajeno. Los buenos modales, resultan ser un objeto de culto; las costumbres, un recuerdo; los valores, un modo de vivir la vida que, ya no existe. En que momento la nada se ha hecho cargo del todo?

Es increíble ver como el ser humano corre en busca de respuestas. Ambiciósamente, elige, exige y prefiere, ser o tener todo. No deja nada librado al azar. Es su balanza intelectual. El todo a un lado; la nada, al otro. Sin embargo, ¿Qué es todo? ¿Qué es nada?

Mis ideas me ayudan a decir que nada es absoluto; siquiera el todo. Y que todo es un absurdo; aunque no signifique nada.

Lo único que puede totalizarse, es la vida: Uno es todo cuando es. Y, por contraste, no es nada, cuando deja de ser. Entonces, pregunto. ¿Sabiendo que el todo es una acción que va ligada sólo a la posesión de la vida y la nada es, jústamente, no tener ese tan preciado regalo de la humanidad, qué pretendemos cuando imploramos un todo o la nada?

Quiero amarte todo lo que pueda; no quiero extañarte nada. Nada me hace vulnerable si estás conmigo. Todo puede ser mejor si te quedas esta noche.

Todonada…¿Qué más da? Son valores subjetivos sobre los cuales la humanidad ha ido diagramando su forma de ver las cosas. Sin haber dado cuenta del pequeño e importante detalle que resulta tener presente, siempre, que jamás tendremos todo de alguien, ya que para que eso suceda, necesitamos que la otra persona, no tenga nada. Y la ecucación se vuelve molesta.

Hace tiempo que no rompía las cadenas con tanta fuerza, que no gritaba por la libertad de mi libertad con tantas ansias; que no me mostraba con tanta vehemencia a la sociedad a la cual pertenezco. Pero hoy, como hace tiempo que no, he elegido querer como quiero, ser como siento y crecer como puedo. Buscando, quizás, una buena tajada del todo que me toca vivir, para que la nada no sea tan insulsa cuando llegue.

JIM

Alanis Morissette . Ironic (MTv Unplugged)

Tal vez…

Los esporádicos momentos de paz no se miden ni se vuelven viejos. Conviven con nosotros por el resto de nuestros sueños. En tanto, cada mal trago queda sujeto a revisión de uno mismo.

Esa tarde sonreímos a la par e imaginé sus ojos hoy, mucho tiempo después. Pregunto entonces, ¿qué es la buena fortuna sino su mirada? ¿Acaso no esperamos la comprensión, compasión y complicidad del mundo que deseamos?

JIM

Antes

Sólo la ansiedad por vivir
lo que aún no llega
guarda consigo la llave
que destruye mis metas
~
Entonces, pregunto
¿De qué camino hablan,
y de cuales sueños?
Si son el todo y la nada,
dueños del bendito destino
~
Una canción que me acerque
al letrero que dice prohibido
en tu corazón
~
Una razón, un pretexto
para no decir que no,
una sonrisa en tus besos
y una lluvia sin ecos ni pantalón.
~
JIM

Fantasy

No es la primera –ni será la última– vez que me siento a escribir sin pensar en qué escribir. Muy a menudo surge un texto que dan ganas de releer escribiendo de este modo. Símplemente escupiendo -en un sentido que guarda más de literal que metafórico– un sin fin de palabras que, encadendas entre sí, tal vez, concluyan a un puerto que me resulte ameno. O, con suerte, discreto e interesante.

Yo nunca fui a New York, no sé lo que es París, canta seguido Charly en mis oídos. Es la música mi musa inspiradora. El motor de mis sentidos. El por qué de cada reflejo. La compañía de mi soledad. Que, por cierto, no es tan solitaria. Citaba a Charly, ya que esa frase siempre me dió ganas de seguirla con un …pero, así y todo, soy feliz. El tuvo otras ideas. Pero yo siempre la completo de esa forma:

Yo nunca fui a New York, no sé lo que es París, pero, así y todo, soy feliz.

Hablo de esto, entonces, porque la frialdad y frivolidad que cirucla por las venas de la gente que rodea mis tiempos guarda relación directa. Aunque no parezca cierto, en la misma tierra que nacieron mis abuelos el pasado siglo, sigue habiendo gente que piensa de esa forma.

Sos lo que tenés. Tendrás lo que sos. Y yo, como siempre, soy quien levanta la mano para protestar, como en clases, diciendo, con voz firme y estridente: “Perdón, pero no!”. Y ese perdón, pero no, parece ser un lujo en estos tiempos.

Es mucha la gente que hace para ser vista, dice sentir sólo para ser contemplada. Y el problema no sería tal, si no se entrecruzaren sentimientos sensatos con corazones gélidos. Y lamentáblemente, estoy harto de la gente egoísta, miserable y malintencionada que habita la misma tierra que yo.

No por éllo, claro, voy a sentirme un paria, no…pero no comparto mi vida con quien no entiende de qué trata compartir. Dedico mi vida a quien lo merece y sin escatimar. A la hora de un te quiero, me brindo. Y a la hora de entonar un la puta que te parió, me esmero.

Porque de eso se trata todo esto. Quien no sabe decir basta, no sabrá pedir ayuda.

Alguna vez hace algúnos muchos días, me han preguntado si era feliz. Ante mi , rotundo, quizás enfatisado por demás, me cuestionaron cómo. Y la respuesta, claro, no es sencilla, pero, estimo, todo guarda relación con las elecciones personales, con aceptar las limitaciones y saber escuchar voces sabias.

Y algún día me hicieron escuchar Fantasy. Y ayer volvió a ocurrir.

Charly García . Fantasy

Siempre que salgo tengo al lado un monitor
Y no se quién está aquí.
Alguien me llama por el maldito amor
Y no sé quién está aquí.
No conozco a nadie
Y todos saben de mí
Pero es así
Porque siempre estoy en fantasy.
Cuando estoy sólo ya no se por quien vivir
Porque nunca estás aquí.
Ya mis pies congelados llegan hasta mí
Porque nunca estás aquí
No sabes de nada
Y todos hablan de ti
Pero es así
Porque siempre estás en fantasy.
Fantasy es un lugar
Del que nadie puede regresar
Del que nadie puede regresar.
Fantasy es ilusión
Porque nunca hay nadie alrededor
Porque nunca hay nadie alrededor.
No conozco a nadie
Quisiera verte a ti
Pero es así
Porque siempre estás.
Fantasy es un lugar
Del que nadie puede regresar
Del que nadie puede regresar.
Fantasy es ilusión
Porque nunca hay nadie alrededor
Porque nunca hay nadie alrededor.
No conozco a nadie
Quisiera verte a ti
Pero es así
Porque siempre estás.

 

Porque siempre estoy fantasy

porque siempre estoy…fantasy

 

Moraleja

Uno ya desde chico va dedicando tiempo a lo que no le interesa; se vuelve enfático por memorizar, comprender y actuar en función de lo que se ha impuesto no ser. Con el tiempo, cuando nos vamos topando con los años, vemos las consecuencias. ¿La gente es prejuiciosa o uno es prejuicioso de sus pensamientos?

Desde chico me formé bajo una conducta y es el fiel reflejo de mi personalidad. Elegí ser quien soy y elegí todo lo que no me interesa. De todas formas, tener presente lo que uno es, lo que no es, lo que quiere y no quiere ser, hace que terminemos dedicando demasiado tiempo a lo que, en teoría, no nos interesa. La sociedad es la máquina que se encarga de apartar.
Continuar leyendo

La sustancia de la cual estoy hecho…

Uno se va volviendo rebuscado. La tolerancia tiene cada vez más letras y es dificil de escribir, de sentir. Incluso, imaginarla, diría. Reflejarse cada mañana más viejo, a veces duele, de tanto en tanto arranca sonrisas, y cuando el espejo se pone dañino nos invita a reflexionar. Claro que nadie quiere enfrentarse a esa situación que nos vendieron que dice que el pasado, los recuerdos, y demás no nos pertenecen. No, nadie.

Me tocó mirarme las canas al espejo hace algunos meses. Quizás dos meses…quizás cuarenta. Dicho en meses, parece menos. Pero hace unos cuantos abriles que me veo envejecer cada mañana, con los mismos sueños, y los mismos miedos. A priori, eso parece malo: Estancarse en una única realidad, ilusionarse con lo mismo que años atrás y recular ante cada situación que dolía entonces, no resulta alentador. Pero el tiempo se encarga, tal el mar con la arena, de llevarse todo. Lo malo, lo bueno, lo que no suma ni resta…todo. Y dentro de ese todo, estamos nosotros.

Es que el tiempo no da tregua. Se pone del lado que menos conviene cuando quiere, a gusto, y es el patrón de nuestras emociones. Uno lo ve irse, siempre se va..siempre es lejano, siempre es ajeno. Siempre. Nos hemos hartado de luchar para que se quede en su lugar, clavado, fijo..y nunca. Nunca ganamos, nunca es exácto. Nunca.

En algún cuaderno viejo, hace muchos años leí que el tiempo, es la sustancia de la cual Borges estaba hecho. Lo leí quizás dos veces y pensé: Entonces estoy hecho de Borges. Desde ese momento, en que me sentí igual que todos, porque el tiempo nos lastima por igual, se vuelve caprichoso e intolerante, comprendí que lo único que podemos hacer con él, es acompañarlo. Y como toda compañía, hay que ser oportuno para sacarle lo mejor.

Yo empecé a entender el tiempo cuando ya me molestaba. Todos nos volvemos enemigos suyos a los 20 y al correr los días, nos vamos amigando, para que no se pase tan rápido, para que nos deje llegar. El problema con el tiempo, entonces, surge por la incertidumbre: No sabemos dónde queremos llegar. Le pedimos a Dios o quien fuere que nos de tiempo y, sin embargo…cuando el tiempo nos pertence por un tiempo, se lo prestamos a los demás, lo lastimamos con penas o lo malgastamos en vano…Y es ahí cuando el tiempo empieza a apurar cada latido. Y uno se asusta. Y él aprieta. Y uno promete. Y él avanza. Y uno resigna. Y el celebra su paso por nuestra vida.

JIM

Fito Páez . Cadaver exquisito [En vivo]

Cuando el mundo tira para abajo…

Todo proceso evolutivo se hace largo en mi. Nunca pude comprender el por qué del por qué. Nunca. Mucho menos, logré entender las agresiones gratuitas.

Ella supo clavar su puñal donde mi herida más sangre escupía. Siempre, siempre, supo lastimarme. Y yo ahí, mirando un poco asombrado y otro tanto dolido, en su vil sonrisa, el reflejo de mi angustia, la misma que cada día se despertaba con más fuerzas. ¿Cómo no me di cuenta a tiempo? ¿Cuántas veces hay que romperse la cabeza con la misma piedra? Nada puede durar por siempre, mucho menos lo que hiere, mucho menos, cuando uno es conciente.

Yo sabía que algún día iba a pagar por sus excesos de poder sobre mi. Mi cuerpo me estaba enseñando el camino que no debía seguir y mi conciencia, envenenada de amor, hizo lo que mejor le sale: Complacer.

Aceptar, entender y dar lugar a lo que no quiero, han sido mis mayores virtudes y defectos a lo largo de mi vida. Bajar la cabeza, buscar el error en mi. Simular sonrisas, usar mi mejor cara de felicidad para los momentos más dificiles y, por sobre todo, estar. Siempre. Sin condiciones.

Cada vez que le hice caso a un te quiero lo pagué con mi salud. Y cada vez que no le hice caso, también. ¿Por qué esperé tantos años por darte el mísero lugar que merecés ocupar en mis recuerdos?

Nunca supe odiar. Uno no nace bueno para esas cosas…se va volviendo odioso, o no. Y yo no supe decir ni basta, ni no.

Alguna vez pensé o dije, ya no recuerdo que Cuando uno entrega un corazón envuelto en un te quiero, está dando dos cosas: La posiblidad de que lo adoren…y la chance de que lo hagan mierda.

Y ella supo cómo clavar una espina, de esas grandes y rebuscadas…dolorosas. Pero hoy, sí, recién hoy, acabo de darme cuenta que quedaban rastros de tu envidia, de tu dolor y de tu desprecio hacia mi, dando vueltas por mis tripas…pero todo lo que entra sale…y todo lo malo vuelve.

JIM

Charly García . Los dinosaurios

De cambios…

Si va a haber cambios, que sean radicales

Yo sugiero, perdón, que si va a haber cambios, sean pocos..pero que sean

Yo -dijo un tercero- preferiría que ya no prometa, para no defraudar

En cambio, justamente, yo quiero que cumpla, a cualquier precio, pero que cumpla

Aunque sea, que cambie lo que debió cambiar hace tanto…

¡Algo!

Entonces me senté a meditar un poco. Cuando tus ideas te piden a gritos que les hagas caso, ese, y no otro, es el momento de cumplir con uno.

A fin de cuentas, no esperamos que el tropezón si se vuelva caída…¿o sí?

JIM

Diagnóstico

Angustia, Ira, Ansiedad, Tristeza, Dolor, Impotencia, Frustración, Furia, Bronca, Llanto. Algunos de los tantos síntomas de la vida.

Mientras todo esto pase, las oportunidades están intactas.

JIM

Definición

“Uno no puede amar sino a quien se viste de cómplice”

JIM

Tácito

“De un color que no conozco su nombre…un sabor que no se distinguir…un sueño que aún no he soñado y una flor que no se compartir. Un momento en que todo es inmenso. Un instante de ira en mis ojos. Un destello de ilusiones en vano, y la vida ahí, donde siempre, haciendo lo suyo.”

JIM

Momentos de primavera

“Una lágrima entre tus ojos, un a carcajada y su coro. Una noche que no tiene principio, una mirada que no se calla nada.

Un momento de ausencia conjunta, un recuerdo de viejos amores, un consuelo que tiene tu nombre y escucha mis ganas.

Una tarde en que no supe qué, ni quién supo cuando, un camino sin final visible, un silencio que canta de a ratos.

Un sin fin de momentos comunes, una caricia donde se esconde el alma, un sentimiento mutuo de complicidad, y una razón más para creer en el destino.”

Gracias!

JIM

Perdón, no entendí

Y me pregunto el porqué y no me respondo nada. Igual sigo luchando por mi causa.

Ya lo dije alguna vez,

“Estoy condenado a ser feliz. Dedico mi vida a ello”

JIM