Moraleja

Uno ya desde chico va dedicando tiempo a lo que no le interesa; se vuelve enfático por memorizar, comprender y actuar en función de lo que se ha impuesto no ser. Con el tiempo, cuando nos vamos topando con los años, vemos las consecuencias. ¿La gente es prejuiciosa o uno es prejuicioso de sus pensamientos?

Desde chico me formé bajo una conducta y es el fiel reflejo de mi personalidad. Elegí ser quien soy y elegí todo lo que no me interesa. De todas formas, tener presente lo que uno es, lo que no es, lo que quiere y no quiere ser, hace que terminemos dedicando demasiado tiempo a lo que, en teoría, no nos interesa. La sociedad es la máquina que se encarga de apartar.
Continuar leyendo

Anuncios